¿Por qué murió Jesús?

En estos días, como cada año en la Semana Santa, los cristianos del mundo entero recordamos los sufrimientos y la muerte de Cristo en la cruz del Calvario. Me gustaría que pensáramos por un momento en la siguiente pregunta: ¿Por qué murió Jesús?

Si queremos encontrar una respuesta clara a esta pregunta es importante que acudamos al testimonio apostólico que encontramos en el Nuevo Testamente. El Apóstol Pablo nos dice en 1 Corintios 15;3: “Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a la escritura”.

Efectivamente: Cristo no murió simplemente porque le crucificaron los judíos, sino en primer lugar él murió porque así estaba determinado en el consejo de Dios desde antes de la fundación del mundo. Unos 700 años antes de la muerte de Cristo Isaías ya profetizó acerca de sus sufrimientos y su muerte cuando dijo:

“Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estima mos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores, y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones y molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.” (1)

Siglos más tarde, cuando el Señor Jesucristo empezó su ministerio público, Juan el bautista, viéndole, dijo: “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.” (2). Sí, ésta es la razón por la que murió Cristo: ¡para quitar el pecado del mundo! Todos nosotros hubiéramos merecido la muerte por causa de nuestros pecados, porque la Biblia nos dice que “la paga del pecado es la muerte” (3). Pero Cristo vino y murió en sustitución por nuestros pecados; él ocupó el lugar que nos correspondió a nosotros. Más aún: Él ocupó el lugar que nos habría correspondido a mí y a ti, querida amiga o amigo.

Por eso es necesario hacernos otra pregunta: ¿En algún momento de tu vida te has dado cuenta de que Cristo murió también por ti? ¿Le has dado las gracias a él conscientemente por haber ocupado tu lugar allí en la cruz? Si nunca lo hiciste te animo a que lo hagas ahora. ¡Qué menos que darle las gracias al Señor Jesús por haber dado SU VIDA en rescate por la nuestra! Puedes hacerlo por medio de una sencilla oración con palabras semejantes a estas:

“Señor Jesús, te doy las gracias por haber muerto por mis pecados en la cruz. Reconozco que fueron mis pecados que hicieron necesario este sacrificio tuyo tan cruel. Te pido de todo corazón que me perdones. Quiero que entres en mi vida y en mi corazón y que seas mi Señor y mi Salvador. Gracias por escuchar a los que vienen a ti con fe, porque tú mismo dices: “…al que a mí viene, no le echo fuera”. Amén.”

Te queremos animar para estudiar más la Biblia. Para ello te ofrecemos gratuitamente un curso bíblico por correspondencia vía postal. Si deseas recibirlo nos puedes escribir a: orientacionesbiblicas@gmail.com, dejar tu comentario abajo o por  WhatsApp 686 81 03 80, dejándonos tu nombre y dirección postal completa. (Oferta válida para los que viven en España)

Los textos bíblicos citados son los siguientes:

  • Isaías 53;3-5
  • Juan 1;29
  • Romanos 6;23
  • Juan 6;37

Comentarios

    Avatar

    Delia Alaca Villanueva

    (4 abril, 2021 - 3:32 pm)

    Muchas gracias por la ayuda espiritual q me brindan 😊😊

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *